Los cambios en el nuevo Código Civil y Comercial, respecto de la Responsabilidad por Vicios Ocultos y  Ruina en las Construcciones, van a transformar también los festejos de finalización, los que nunca más serán una choriceada alegre, sino una avinagrada despedida.

 

PRIMER ACTO

JULIO DE 2015

ASADO DE OBRA A LA VELEZ SARSFIELD

 

Ayudantes pastinando, medios oficiales poniendo la mesa, oficiales mirando, y el sereno asando, la real pirámide organizacional de la obra, ha concluido un trabajo mas, mejor o peor, y se celebra el rito usual de la carne al fuego, para todos los muchachos.

 

Todos, en serio, inclusive los Mr. Burns que jamás reconocieron un adicional, acuden al encuentro, con la glamorosa presencia del Director de obra, en el papel del Cid Campeador, o mejor aun un Centauro moderno. (mitad arquitecto/ingeniero y mitad caballo).

 

Se celebra no solo el final, sino el acto ancestral que deposita sobre sus espaldas  la armadura medioeval al Director de obra, (esta vez en versión steel frame, o sea, de perfiles livianos) con la que transitará los años sobre los que penda sobre su cabeza, junto a la del Constructor, la amenaza de la Ruina de Obra.

 

Ya habíamos avisado que de acuerdo al Art. 1273 OBRA EN RUINA O IMPROPIA PARA SU DESTINO,  “el constructor responde al comitente y al adquirente (ojo que ya apareció un personaje más) por los daños que comprometen su solidez y por los que la hacen impropia para su destino”. Y algo muy interesante y encadenado:

 

EL CONSTRUCTOR SOLO SE LIBERA SI PRUEBA LA INCIDENCIA DE UNA CAUSA AJENA.

 

“No es causa ajena el vicio del suelo, aunque el terreno pertenezca al comitente o a un 3ro., ni el vicio de los materiales, aunque no sean provistos por el contratista.”

 

Y no es una causa ajena un vicio de proyecto o de diseño de detalle, generado por el proyectista?

Y no lo es también la falla de un asesor estructural o de aislaciones o de instalaciones térmicas?

Y no es del mismo modo una causa ajena la imposición de un subcontratista o proveedor obligatorio?

 

El director de obra, acude al asado de finalización de obra, admirado de ver, una vez mas, que los mismos guachos que no usan jamás nivel y plomada, sean tan hábiles para en apenas unos minutos, asar la carne sobre cualquier metal que haya a mano, incluido algún elástico de cama o alguna parrilla de bases, que se olvidaron de colar.

 

Para achicar el costo, y pagando anticipado para la vaquita de los gastos, van los mismos directores, jefes, delegados, contratistas, subcontratistas, proveedores, colados necesarios, y obviamente son cursadas también, de modo verbal, invitaciones en charrúa, guaraní, mapuche, y colla, una real hermandad latinoamericana.

 

El desarrollista y los comercializadores, que juran que su mujer jamás le cocino algo así, tampoco faltan a la cita. Ni siquiera el calculista, ni el del ensayo de suelos, que justo ese día, pasaban cerca y se pegaron una vuelta, como enganchados en el olorcito que parte, provocativamente, del fueguito hechos con las ultimas tablas de saligna que quedan.

(consejo gourmet: muchachos, no usen fenólicos, porque los fenoles impregnan la carne y hacen mal)

 

El tono de la charla discurre ameno entre los seis temas mas frecuentes, minas, futbol, minas, futbol, minas y futbol, lo cual unifica la comida hasta que uno dice, “che, bueno, a ver si nos vemos en la próxima” a lo que otro aporta “si, el lunes arrancamos en lo de Coco (el tal Coco es el próximo damnificado)”, todo esto sin saber el desenlace futuro.

 

 

SEGUNDO ACTO

AGOSTO DE 2015

ULTIMA CENA A LA LORENZETTI

 

Todo esto era más o menos así, hasta dentro de unos días, ya que el 1ro. de agosto, fecha en que entra en vigencia el nuevo Código Civil y Comercial de la nación, ya no existirán los asados de finales de obra, tipo entrega de los Martin Fierro.

 

Todos los actores de la obra, a partir de esa fecha, a la que llamaremos el 1 AGO, que suena algo así como y ahora yo que hago? mayores y menores, estrellas y estrellados, van a compartir la foto escolar, que podríamos denominar, en términos sociológicos modernos como:

“colectivo de sujetos pasibles de ser llamados en caso de ruina de obra”

 

En ella, solo estaba hasta hace apenas unos días, el director de obra, junto con el constructor, (tanto el que se llevo la tarasca cuanto el que firmo como tal)

 

Todos los demás actores de la miniserie, buscaban papeles, presupuestos, excusas, ya de nuevos trabajos o viajes repentinos y el muerto, en caso de existir, quedaba para la dupla director-constructor, DC, que no es Washington, precisamente.

 

Vieron el catalogo de Arquitectura Sustentable?

Bueno, esta es otra versión, es el catalogo de Sujetos Empomables.

 

Ahora, pasamos abruptamente del asado de obra, en tan solo un mes, a la última cena.

La escenografía es austera, un punto de fuga central, con un tablón de costado de viga, inclusive con clavos para irse flagelando, con todos sentados de un lado, con un vacío lateral y un clima que se corta con un sachet de tetra brick.

 

El director de obra, pide la palabra y dice:

“yo se que uno de ustedes me traicionará, (como siempre) pero esta vez, me los voy a llevar de paseo a Tribunales a todos, y ya alquile una combi escolar”

Y ríe socarronamente, mientras profiere “no saben la que se les viene!”

 

Silencio stampa en el obrador,

Que había querido decir el Profeta Director de Obra?

 

El tipo ya había leído el art. 1277 del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, que dice:

 

RESPONSABILIDADES COMPLEMENTARIAS

 

“El constructor, los subcontratistas y los profesionales que intervienen en una construcción, están obligados a observar las normas administrativas, y son responsables, incluso frente a 3ros. de cualquier daño producido por el incumplimiento de tales disposiciones.”

 

Sumado, obviamente, al ya comentado art. 1274

 

EXTENSION DE LA RESPONSABILIDAD POR RUINA

 

Que dice “la responsabilidad prevista en el articulo 1273 se extiende concurrentemente a:

 

A

Toda persona que vende una obra que ella ha construido o ha hecho construir si hace de esa actividad su profesión habitual

 

B

A toda persona que, aunque actuando en calidad de mandatario del dueño de la obra, cumple una misión semejante a la de un contratista.

 

C

Según la causa del daño, al subcontratista, al proyectista, al director de la obra, y a cualquier otro profesional ligado al comitente por un contrato de obra de construcción referido a la obra dañada o a cualquiera de sus partes”

 

 

Era por eso que el director de obra, ahora, recuerda los incumplimientos de cada Gremio, así como aquellas concesiones no escritas a los Contratistas, y las instalaciones que no autorizó a tapar, por las que en cualquier instante pueden volver a citar a los actores de esta tragicomedia en dos actos.

 

 

PREGUNTAS PICANTES Y RESPUESTAS NUMERADAS

 

O sea que los incumplimientos en las aislaciones térmicas de cubiertas, muros, pisos, carpinterías, van a ser reclamables también?

Yes 1.

 

Y si yo firmé como asesor y asistente estructural y estos chorros hicieron, cualquier cosa, (como habitualmente), estoy en la ganchera?

Yes 2.

 

Y si el primer comprador no molesta,  pero el 2do si, también me puede reclamar a mi por el diámetro del los caños y la maldita bomba presurizadora que jamás corta? (lo de presurizadora hay que leerlo bien, ya que luego de instalada, hay que huir presurozamente)

Yes 3.

 

Y si nosotros, que estábamos tranquilos porque ya había pasado un añito y pico, resulta que ahora con la extensión de los daños por vicios ocultos a 3 años, vamos a tener que responder también?

Yes 4.

 

Y si yo usé un sistema constructivo FAST BUILD, en reemplazo de la obra tradicional (y además me ahorré una moneda)?

Pues en ese caso, le va a caer un misil con el Art. 1253, que dice:

 

MEDIOS UTILIZADOS

 

“A falta de ajuste sobre el modo de hacer la obra, el contratista o prestador de los servicios elige libremente los medios de ejecución del contrato.”

O sea, en buen romance, los pequeños ahorritos que le hubiera generado el cambio de sistema constructivo, yo le sugeriría no dilapidarlos en cruceros por el Caribe, ya que tal vez deba reponerlos.

 

CONCLUSION DE SOBREMESA

 

El galeón con el que numerosos piratas de los Deltas y Urbanizaciones Espontaneas han surcado los Códigos de Planeamiento, los Proyectos Hidráulicos, y las Comisiones de Interpretación Urbana, y hecho sus mieles, con sus Desarrollos, Fideicomisos y Construcciones ahora reclamables desde cuatro años para atrás, (en el mejor de los casos, y en otras diez),  no tiene mas sólo el mascaron de proa con la cara del Director de obra, o la del Constructor.

 

Se ha convertido en un banquito corrido, un tablado para una orquesta de barrio, en el que entran todos los muchachos que jamás han pensado, ni en sus peores sueños, que alguien les vendría a reclamar por las obras que habían  promocionado, vendido, asesorado, construido, contratado, subcontratado, proyectado. O ensayado.

 

En la perinola de la obra, finalmente, había salido TODOS PONEN.

 

Por el Arq. Marcelo David Almuina

Director ejecutivo de la división Arquitectura Pericial del Estudio Butlow.