Usted ya conoce la vieja historia del hormigón, la del jardinero John Aspdin, las mezclas de tierras y su cocción, las canteras de Portland, esa mágica unión de un aglomerante, con piedras molidas y luego coladas en moldes.

 

Antes que eso, sus primas lejanas, las puzzolanas, esos raros suelos que los etruscos y luego los romanos supieron aprovechar en sus rígidas y magnificas construcciones, tanto que muchas  han sobrevivido y llegado hasta hoy.

Cuando debieron fundar en suelos difíciles, y sin pedir el PVO, desarrollaron lo que luego llamaríamos pozos romanos, esos cilindros con hormigones de grandes piedras para consolidar los pisos resbalosos, y apoyar las construcciones elevadas.

Los piedrones utilizados, eran de tamaño bestial, dignos de los Ciclopes, esos monstruos de un solo ojo, que atemorizaban a los pueblos, y que fueran citados en la mitología y los cuentos de la tradición oral.

Nacía así el hormigón ciclópeo. Una lasagna de materiales diversos, que probó dar sustento y apoyo a templos, palacios, acueductos, termas y cualquier cosa pesada, aun en el peor de los lugares.

Los foros, templos y  plazas públicas de diversos usos, que fueron sucesivamente emplazadas sobre pantanos o zonas bajas, mostraron el  uso que posibilitaba la recuperación y expansión de los poblados, desafiando  geografías, climas y regiones.

 

El primer material universal, que un Imperio llevo a tres continentes. Otra que la internet.

 

En la modernidad actual, sinuosa y cambiante, también tenemos nuestro hormigón típico, pero es el hormigón chiclopeo, un hormigón “a según” los tiempos. El de la construcción líquida.

O sea, el hormigón tipo chicle, que pareciera haber sido una adaptación a la movilidad física y la falta de rigidez de las convicciones constructivas, deformadas en la curva del espacio-tiempo.

Se lo puede ver habitualmente en las nuevas obras, en los famosos entrepisos sin vigas, o losas sin vigas, o losas de placa plana, donde la eliminación de aquellas ha hecho florecer ese tipo estructural.

 

Así, las vigas pasaron a entreverarse y fundirse con las losas, resultando mucho mas practica la disposición interior de las viviendas. Siempre que se lo haga bien, claro, cosa que ocurre con poca frecuencia.

Un caso paradigmático es el que hemos denominado,

 

EL PRIMER EDIFICIO CON GUARDAPANTUFLAS DEL PAÍS.

 

Le cuento. Las losas, en pleno periodo de lo que se denomina flecha elástica, se han deformado notoriamente, dejando los tabiques interiores, colgados entre sí, y del cieloraso.

La base de los marcos esta flotante, como en una nave espacial, haciendo parecer que no hay gravedad. Solo falta Tom Hanks diciendo “Houston tenemos un problema”

De ese modo se ha generado, bajo los muros del dormitorio y vestidor, el espacio justo para que una mullida pantufla, descanse en ese nuevo espacio recientemente diseñado por la dinámica autónoma de las estructuras.

El guardapantuflas, ultimo amenitie de la modernidad, producto del flechado antirreglamentario de las losas sin vigas, que se modelan como un flan, dejando sin apoyo a muros que se agrietan diagonalmente.

Y las losas, cuando bajan, traban puertas, descalzan ventanas, fisuran cerámicos, agrietan muros. Porque provocan la pérdida de la geometría constructiva. Y la paciencia de los compradores, también.

 

Y porque cree Ud. qué ocurre?

Porque no se controlan planos y las armaduras, su posición y cantidad.

Porque no se revisa estrictamente el espesor de colado de las losas

Porque se soslaya la importancia del control del espesor de losas

Porque se ignora que un cm. de mas en una losas de por ejemplo 10cm. es mucho más que un 10%

Porque se omite o se desconoce que el brazo de palanca es una función cuadrática de las alturas, y no lineal.

Porque se desencofra mucho más rápido que lo recomendable

Porque se desapuntala también presurosamente, ya que los otros gremios empujan a liberar las plantas.

Porque se especifican acelerantes de fragüe, creyendo erróneamente que  son proveedores de resistencia mecánica anticipada

 

Y que ocurre cuando no se atienden todas estas cuestiones?

En esos casos, las losas pancean, los zócalos  se desprenden de los pisos, quedando inercialmente adheridos a los muros, generando una situación exactamente descripta por el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación

 

OBRA EN RUINA O INAPROPIADA PARA SU DESTINO. O no es exactamente eso un caso como el descripto?

 

Art. 1273.” Obra en ruina o inapropiada para su destino. El constructor de una obra realizada en inmueble destinada por su naturaleza a tener larga duración responde al comitente y al adquirente (o sea, no se te ocurra venderla sin arreglarla), por los daños que comprometen su solidez y por lo que la hacen impropia para su destino.”

 

Y que sobreviene después?

Descubrir el motivo de la falla: error de cálculo, de planos de detalle, de ejecución, de provisión de materiales, de variación de armaduras, espesores menores a los indicados,  para luego efectuar los reclamos a los responsables de tales causas.

Se extraen testigos de hormigón, ensayándolos para averiguar su valor de rotura a la compresión, descubriendo la cantidad de cemento por m3 utilizado, inspeccionando con tecnología de imágenes, la posición, ubicación y cantidad de los hierros.

 

Y luego?

Se hace el proyecto de reparación, indicando las indisponibilidades al uso, la aplicación de rigideces adicionales, la nivelación de las superficies alabeadas, la obra de terminación de pisos, cielorrasos, revestimientos, etc.

 

Y cuando?

Rápido, antes que en el barrio se corra el dato que en la torre Baires Glamour hay problemitas.

Hablando de chicles, y buscando en el horóscopo del Bazooka, ese día habría salido:

PRESTA MUCHA ATENCION A LAS OBRAS QUE ESTAS HACIENDO

 

Por el Arq. Marcelo David Almuina

Director ejecutivo de la división Arquitectura Pericial del Estudio Butlow.