Plegaria a  los desarrollistas,  inversores,  arquitectos, ingenieros y planificadores, economistas, contadores, fiduciarios

 

EL USO DE LOS SUELOS EN LOS VALLES DE INUNDACION

 

La proliferación de urbanizaciones plantadas sobre lo que técnicamente son valles de inundación, plantean el abordaje obligatorio del tema, ante la recurrencia de las inundaciones en el litoral fluvial y los afluentes de la Cuenca del  Rio de la Plata

 

 

LAS EXCAVACIONES Y LA MODIFICACION DE LA COTA

 

Dichos suelos comercializables, son obtenidos por la alteración de las cotas de bajos originales, con la compensación relativa entre sitios bajos y altos, que homogeneizan las superficies a lotear, pero con modificaciones de consecuencias imprevisibles

 

 

LOS NIVELES ORIGINALES Y LOS MODIFICADOS

 

Esto es así, porque  los mega desarrollos, se han implantado sobre zonas completas no aptas en su cota de inundación, la cual se obtiene luego de la remoción parcial y su depósito y compactación sobre sectores determinados, eliminando suelos absorbentes que desaparecen conformando espejos de agua

 

 

LOS PLANES HIDRAULICOS AUTORIZADOS POR PCIA BA

 

La gran falencia de los planes hidráulicos en estos emprendimientos, es la habilitación a la modificación de los cursos de agua y su escurrimiento natural, que se hayan expresamente prohibidos por el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación.

 

 

 

LA MODIFICACION DE LA ABSORCION DEL SUELO

 

Precisamente, la técnica de convertir un bajo costero o humedal, en un sector mixto de altos y valles acuáticos, origina que los sectores remanentes elevados, hayan perdido su porosidad original, con la función de absorción y expulsión de agua, típica de los paisajes fluviales, en función conjunta de suelo y vegetación.

 

 

 

LA SOBRECOMPACTACION Y LA PERMEABILIDAD

 

Esta sobre compactación, produce un cierre a la permeabilidad, en los conjuntos que a su vez, expulsan mayor cantidad de agua a los desagües proyectados, en lugar de retener lluvias y escurrimientos recibidos, que complican los volúmenes de expulsión del recorrido de los ríos de llanura.

 

 

LA PÉRDIDA DE LA FUNCION REGULADORA

 

La pérdida de la permeabilidad y por ende del coeficiente de escorrentía, aumenta el caudal de los perfiles pre existentes, que obligan a elevar las defensas costeras de ríos de llanura, de bajísima pendiente, generando un sistema de polders no cerrados, que dejan expresamente zonas bajas afectables, que son las localizaciones originales, generalmente ocupados por sectores de clases bajas, proveedoras de la mano de obra, y en riesgo permanente, a partir de estas nuevas obras.

 

 

LA CREACION DE “LAGOS Y LAGUNAS” ARTIFICIALES

 

El paisaje modificado, produce cursos de agua proyectados, casi todos de cuencas internas, que son comercialmente denominados, como lagos, lagunas, playas, cuya denominación debiera estar prohibida, y la denominación de artificiales, debiera ser obligatoria en dichas publicidades, a partir de ahora.

 

 

RECOMENDACIONES DE LOS ENSAYOS DE SUELOS

 

Podemos encontrar en los buenos ensayos de suelos, la recomendación expresa acerca del cuidado de la depresión de napas, para no bombear partículas de suelo con la extracción de agua,  y no terminar de alterar la frágil, primitiva y reciente conformación de los suelos destinados a recibir las fundaciones de las construcciones nuevas

 

 

PRIMACIAS DE SUELOS LIMOSOS Y ARENOSOS

 

Estos suelos costeros, originales o aluvionales, primitivos o de relleno, contienen partículas de limos y arenas que ante la presión de las bombas depresoras de napas, que se utilizan para liberar el plano de fundaciones hasta llegar a la planta baja, se van con el agua y alteran el por demás frágil sistema de apoyos en los que se implantarán las construcciones.

 

 

BOMBEOS Y DEPRESIONES DE NAPAS DE AGUA

 

Estos bombeos, que dejan el suelo como un queso gruyere, no cuentan con que la estructura resistente del suelo, no es la partícula solida, sino la interfaz entre ellas y el agua, hecho que se verifica cuando los cálculos y detalles constructivos omiten dicha circunstancia y el medio natural se rebela contra los que no le prestan debida atención.

 

 

LA INFRAESTRUCTURA PENDIENTE Y SU ADECUACION

 

Estamos en una competencia de cañerías, diámetros, pendientes y obras de infraestructura. Tenemos que pensar que el medio natural, que retenía el agua con su conformación esponjosa, se convirtió en piso y charco, y que los ríos que pasan a través de los bajos, se ven cada vez mas exigidos, en la pelea por la aptitud de suelos libres.

 

 

LA REDENSIFICACION ORDENADA DE LOS CORREDORES

 

Esto plantea el tema de cómo se redensifica ordenadamente la ciudad, con el aporte de nuevas infraestructuras, de sistemas energéticos, diversos y de menor impacto, sobre corredores de mejor infraestructura vial y de servicios.

 

 

CONSEJOS ANTES DEL DILUVIO UNIVERSAL

 

No remuevan más suelo, acepten la diversidad de los emplazamientos. No desvíen mas las aguas, aunque los monos sabios de hidráulica hayan aprobado sus obras.

 

Aceptemos la escorrentía y absorción natural, permitiendo disociar el plano de suelo-tierra real, respecto del suelo de nuestras futuras plantas bajas.

 

Lean a Le Corbusier en su magnífico Precisiones, donde explica cómo se libera la planta baja, elevando la planta de acceso a los conjuntos residenciales, dejando la cota original para la circulación, esparcimiento, acceso y paseos.

 

“… se circula bajo los pilotes de las casas. Las calles no tienen nada que ver con las casas. Las casas están en el aire, en volúmenes que ocupan el espacio captan nuestra vista, estos volúmenes están dispuestos en orden, según la fatalidad del ángulo derecho que es orden, tranquilidad y belleza, las calles serán lo que quieran ser, curvas o rectas.

 

“Son ríos, grandes ríos ramificados, según una aritmética exacta. Sus enlaces son unos enlaces de ríos que corren a sus anchas, en enlaces vastos. El curso de los ríos no ha de estar jamás congestionado, ya que su anchura podría ser modificada en algunos sitios y de ello resultarían perturbaciones deplorables.”

 

Fíjense que las ciudades y emplazamientos del litoral marítimo y fluvial, creados por los aborígenes, tenían dos sitios, uno alto de todo el año, y otro costero y bajo, generalmente estival, que respetaba el régimen de crecientes anuales y periódicos.

 

Unos pocos conjuntos han practicado estas propuestas, por ejemplo una urbanización sobre el rio Negro, a la salida de Resistencia, Chaco, yendo hacia Corrientes. Un hecho que la colonización española no pudo observar, el de apropiarse y difundir las construcciones palafiticas.

 

No crean que todo el planeta debe estar lleno de palmeras, cocos y reposeras. Hay yuyos y bichos nacionales y populares que deben estar en el álbum de los próximos desarrollos. Una flora y fauna natural, la de los bajos ribereños y  bosques costeros en galería, que es riquísima y debería ser obligatoria su preservación.

 

Pensemos incentivos fiscales a las obras que no impactan en el medio natural, priorizan construcciones naturales y otorgan valor por el respeto al paisaje original, con excepciones dadas sobre reglamentos muy claros, planes ambientales y debates en audiencias públicas.

 

No contaminemos el idioma, nombrando lagos y lagunas a los cursos artificiales, expliquemos el origen de los suelos y como se obtiene la cota de los terrenos en venta de los desarrollos ribereños y de las planicies circundantes.

 

Obliguemos a votar una norma que obligue a comunicar, en cada caso

 

ESTE LOTE HA SIDO OBTENIDO MEDIANTE SUELO MODIFICADO, Y NO PERTENECE AL PAISAJE NATURAL

 

Y además,

 

ESTOS LAGOS Y LAGUNAS SON ARTIFICIALES, Y SE HAN PRODUCIDO POR MOVIMIENTOS RECIENTES DE SUELO.

 

Volvamos al título/plegaria de la nota:

 

Liberen el suelo!

 

Por el Arq. Marcelo David Almuina

Director ejecutivo de la división Arquitectura Pericial del Estudio Butlow.